Para el amigo Miguel Angel Bruno: un intento de traducción

Fue más difícil de lo que esperaba, este es un intento de traducción del capítulo 18 del libro “Why Lazarus Laughed?” de Wei Wu Wei (pseudónimo de Terence Gray). El autor inventa / acuña unos términos dualistas e intenté encontrar el equivalente al español. Lamentablemente para “unself” aún estoy insegura, pero muy interesada en escuchar otras sugerencias.

"18. Definiciones - I
Con la intención de reducir la confusión consecuente del uso de varios términos con significados diversos por varios autores, propongo en adelante intentar los siguientes neologismos:


EL DIVIDUO: para la persona individual, personalidad, ser, yo, “yo’s”. Sabemos que tal entidad no puede existir como sí, puesto que el fenómeno es cualquiera que se describirá, físicamente, como campo de fuerza que fluctúa (un flujo electrónico en la mutación perpetua), o, metafísicamente, como una objetivisación evidente de la conciencia, sin permanencia o cualquier duración, renovada a cada instante y variable. Este fenómeno aparece psicológicamente como sucesión de “yo’s” diferentes y con frecuencia contradictorios. Pero esto es simplemente un resultado de la identificación del yo-concepto con cada impulso que se presenta en la psique.
LA IMPERSONA: para el Testigo impersonal, o el ser relativo, que, la misma conciencia resistente, parece observar al pensamiento y al supuesto pensador, y, como tal, tiene que ser indicado en el lenguaje dualístico como entidad que al mismo tiempo no es tal.

EL NO-SER / INSER: para el Ser, Conocimiento Puro, Conciencia, Realidad, mi Principio [de norma/regla/precepto], Mente Universal o Cósmica, la Escencia, lo Absoluto, lo Divino. La elección de este término para representar estas palabras pobremente exige explicación.

¿Esto no le agrada a nadie? Lo lamento. Utilizaré de vez en cuando
las expresiones usuales para así no privar a nadie de su derecho a la
incertidumbre."



(Why Lazarus Laughed?, P.17)

2 comentarios:

Miguel Ángel Bruno 2 de mayo de 2009, 9:21  

Gracias amiga por el trabajo de traducción, es algo muy difícil de realizar. Traducir y traicionar tienen la misma raíz etimológica en latín, por algo será ;-).
Te recomiendo la lectura de J. Krishnamurti, si bien es otro enfoque desestructurante confluyen con el Vedanta Advaita en el final del conocimiento y la percepción directa, atemporal de la realidad. Procuraré enviarte un texto a tu correo personal y luego me comentas que te pareció, la traducción al castellano es muy buena supervisada por K. cuando aun vivía. Un afectuoso saludo

Recesionista 5 de mayo de 2009, 6:10  

Por supuesto, me alegra mucho poder leer a otro autor. Aunque he escuchado su nombre antes, no he leído nada de J. Krishnamurti, así que estaré esperando ese texto

Igualmente, un afectuoso saludo!