(Texto sin intención, técnica ni cánones) El Animal Triste

Seguramente la soledad y la miseria nos distinguen de los animales.

[Escribir textos simples, entendibles. No conceptualización. Desenredos intelectuales. Nunca tengo nada que decir ni que escribir. Audiencia ausente.]

Estimada audiencia .Llegó el punto donde realmente no voy para ningún lado.

Sin rumbo.

Desde antes de la búsqueda del entendimiento.

(2003, se termina el colegio. Ingresé a la UCR. Un año de administración de negocios por la presión paterna. El padre que abandona el hogar. Dos años rebeldes de filología clásica. La refrigeradora vacía. Un trabajo mal pagado. Avaricia. La búsqueda del nuevo trabajo que me liberaría del infortunio. El ingreso a la UIA. Tres semanas de publicidad. Profesores mediocres. Un curso de francés. Embarazada. Conocer al psicoanalítico amigo. Mi hijo Alejandro. Un técnico a medio terminar en comercio internacional. El corazón más roto. La huida del ex-novio. El no tener tiempo para nada. Conformismo. El mismo trabajo que me liberaría del infortunio. La soledad que no duele. Tiempo. La soledad que no se siente.)

¿Cuál es la diferencia de no tener rumbo en ese entonces, a no tener rumbo en este momento?

Después de entender un par de cosas, acepto que no tengo rumbo y no me importa(ba).

Se lo dije a mi amigo Lucho. Que quería cambiar la perspectiva. Yo, la enemiga de los cánones. Escribir.

Me dijo que leyera.

Iván me prestó ese libro de cuentos. Y sentí la miseria en mi estómago. Mi cabeza. Mi piel.

Hasta que me convertí en miserable.

[Este continente es triste. Te enseñan a vivir así.]

Sentir en vez de leer.

Pensar en salir de esa ficción.

Pensar que se siente.

No sentir.

Erich Fromm

El Bienestar es estar de acuerdo con la naturaleza del hombre.